Para garantizar la seguridad tanto de los conductores como de los peatones en su aparcamiento, garaje u otras zonas de paso, es esencial controlar la velocidad. Y aunque las señales de límite de velocidad pueden ser eficaces, las soluciones que obligan a los conductores a reducir la velocidad -los badenes y los montículos de velocidad, también conocidos como dispositivos para “calmar el tráfico”- ofrecen un mayor nivel de seguridad.

¿Cuál es la diferencia entre los badenes y los montículos, y cómo puede saber qué opción se ajusta mejor a sus necesidades?

Los badenes o Speed Bumps son zonas abruptas y elevadas, normalmente de 2 a 3 pulgadas de altura y con una longitud de recorrido de 12 pulgadas, que pueden cruzarse cómodamente a velocidades de 5 millas por hora o menos. Cruzar a velocidades más altas puede causar importantes molestias a los ocupantes del vehículo.

Dado que los badenes exigen una reducción inmediata y drástica de la velocidad, a menudo se consideran un riesgo de responsabilidad en las calles públicas y otras carreteras donde se permiten velocidades más altas. Si necesita una solución de control de velocidad para zonas de baja velocidad, como aparcamientos, garajes y carreteras privadas de poco tráfico, los badenes serían una buena opción.

Los badenes están diseñados para reducir la velocidad de los vehículos manteniendo la fluidez del tráfico, con una elevación más suave y una altura de pico más baja. Su diseño permite a los conductores cruzar cómodamente sin frenar bruscamente, lo que permite que el tráfico fluya con suavidad mientras se controla la velocidad.

Los badenes son ideales para lugares de ocio que acogen grandes volúmenes de tráfico, y también se recomiendan para calles residenciales con límites de velocidad de 25 millas por hora o menos. Si necesita una solución para zonas de mayor velocidad en las que la fluidez del tráfico es esencial, considere la posibilidad de optar por los badenes. Tanto si opta por los badenes como por los montículos de velocidad, he aquí algunas características en las que debe fijarse:

Elija un modelo fabricado con caucho reciclado, que se adapte fácilmente a la carretera

  • Busque reflectores incrustados para garantizar la visibilidad con poca luz o de noche.
  • Las tapas de los extremos ayudarán a preservar su inversión protegiendo los extremos del badén o joroba del desgaste.
  • Seleccione dispositivos que sean fáciles de instalar y transportar, en caso de que tenga que reubicarlos.
Entradas similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *