Lunes, 02 Abril 2018 00:00

Efeméride: 02/04/1964 Golpe de Estado en Brasil

 En la madrugada del 2 de abril de 1964 el Congreso brasileño formalizó el Golpe de Estado iniciado por un alzamiento militar el 31 de marzo del mismo año, destituyendo al presidente constitucional João "Jango" Goulart. Jango, anteriormente Ministro de Trabajo de Getulio Vargas, fue un continuador de sus políticas de intervención del Estado en la economía.

 

El Golpe en Brasil contó con el apoyo del gobierno de Estados Unidos. El presidente norteamericano Lyndon Johnson envió una flota para asistir a los golpistas y felicitó formalmente al sucesor ilegítimo de Goulart. Anteriormente John F. Kennedy había considerado la posibilidad de derrocar a Goulart. La Casa Blanca estaba molesta con la política exterior independiente brasileña, por ejemplo en ocasión de la “crisis de los misiles” o por su renuencia a expulsar a Cuba de la OEA. Robert Kennedy le señaló a Goulart su preocupación por lo que entendía como “señales de infiltración de comunistas y nacionalistas de extrema izquierda” en su gobierno, manifestada en proyectos como la reforma agraria y el aumento del impuesto a la renta. Su gabinete estuvo integrado, entre otros, por el gran intelectual Darcy Ribeiro como Ministro de Educación. Leonel Brizola, ex gobernador de Rio Grande do Sul, intentó sin éxito resistir el derrocamiento de Goulart.

 

El Golpe del 64 inició una dictadura militar de 21 años que influiría terriblemente en todo el Cono Sur, propiciando fraudes y golpes en los países vecinos, incluido Uruguay.

Casi medio siglo después del Golpe, el Congreso brasileño, en una ceremonia a la que asistió la presidenta Dilma Rousseff, anuló la destitución de Goulart. Sin embargo el Congreso que homenajeó con 49 años de retraso a Goulart, solo tres años después volvió a convalidar un Golpe de Estado, destituyendo a la presidenta constitucional Dilma Rousseff. La historia se repite y mucho de lo que los medios concentrados de comunicación/desinformación presentan como nuevo es demasiado viejo y caduco.

 

Las palabras de gran actualidad de Goulart: “Los Estados Unidos hablan mucho de democracia. Pero los Estados Unidos deberían permitir la democracia” pertenecen a una entrevista que concedió en Montevideo, Uruguay, en 1967, donde estuvo exiliado después de su derrocamiento, al igual que Leonel Brizola, Darcy Ribeiro y otros brasileños.