Lunes, 19 Febrero 2018 00:00

Elecciones en Cuba

 

 

Este 19 de abril en Cuba, se realizarán las elecciones legislativas y municipales. El sistema electoral cubano difiere radicalmente de lo que se conoce en el resto de los países occidentales. Por empezar, se trata de un país con partido único, lo que genera críticas entre quienes plantean como sinónimo de democracia a los sistemas pluripartidistas. O simplemente es una cáscara vacía donde se atomizan las opciones que en última instancia terminan desembocando hacia el mismo saco en donde el espectro político va desde la derecha a la social democracia.

 

 

La democracia cubana es distinta a la democracia burguesa a la que estamos acostumbrados, la cual nos inculcan desde el nacimiento y nos la presentan como el único tipo y modelo de democracia. Los cubanos votan en un sistema de partido único. Los candidatos no tienen que tener dinero para hacer la campaña y las urnas son cuidadas por los niños “pioneros”

Lo primero en el proceso eleccionario consiste en la elección de delegados para las Asambleas Municipales. Cualquier ciudadano puede presentarse con solo expresar esa voluntad en las asambleas que se desarrollan oportunamente en cada circunscripción. No es necesario que esté afiliado al Partido Comunista ya que se elige a personas y no a listas.  Para ganar se necesita obtener más del 50% de los votos válidos en cada distrito, y en caso de que nadie llegue a esa cifra hay una segunda vuelta.

Los delegados luego eligen las autoridades de cada Asamblea Municipal del Poder Popular. Allí se aprobarán las candidaturas a delegados provinciales y diputados de los cuales la AMPP elige al 50% mientras que el otro 50% es elegido por referentes de las organizaciones de la sociedad, como la Central de Trabajadores, la Federación de Mujeres o los Centros de Estudiantes. 

Es importante señalar que los representantes de la sociedad no cobran sueldo por esa tarea sino que mantienen el del trabajo previo, y al que regresarán una vez cumplido su período. 

La próxima instancia será la de los cargos ejecutivos, que corren por cuenta de los diputados, en un esquema que difiere poco de lo que ocurre en los países con sistema parlamentario, como los europeos. El llamado Consejo de Estado, que tiene la responsabilidad de conducir al país, está formado por un Presidente, vicepresidentes, secretarios y demás miembros del gabinete.

La propaganda de las elecciones es facultad exclusiva de la Comisión Electoral Nacional. Ningún candidato puede hacer campaña a su favor.

A pesar de que el voto en Cuba no es obligatorio, la participación de la población en las urnas no ha bajado del 96% del padrón. Demostrando así otros de los logros de la revolución donde existe una cultura política muy arraigada y hace que el pueblo se sienta protagonista y participe de los cambios.

 

¿Por qué en Cuba hay un partido único?

(…) el pluripartidismo es el gran instrumento del imperialismo para mantener a las sociedades fragmentadas, divididas en mil pedazos; convierte a las sociedades en sociedades impotentes para resolver los problemas y defender sus intereses.

Un país fragmentado en diez pedazos es el país perfecto para dominarlo, para sojuzgarlo, porque no hay una voluntad de la nación, ya que la voluntad de la nación se divide en muchos fragmentos, el esfuerzo de la nación se divide en muchos fragmentos, las inteligencias todas se dividen, y lo que tiene es una pugna constante e interminable entre los fragmentos de la sociedad.

Un país del Tercer Mundo no se puede dar ese lujo. Realmente se lo dan muchos, claro que hace rato que se lo vienen dando, y hace tiempo que gran parte de ellos están subyugados y dominados.

Claro que en una sociedad que tenga que enfrentar los problemas del subdesarrollo y tenga que desarrollarse en las condiciones tan difíciles que resulta desarrollarse en el mundo de hoy, es esencial la unidad. (…)

(…) De modo que tengo la más profunda convicción de que la existencia de un partido es y debe ser, en muy largo período histórico que nadie puede predecir hasta cuándo, la forma de organización política de nuestra sociedad. (…) (Tomado del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en la clausura del X Período Ordinario de Sesiones de la Tercera Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular)

Palabras de Jose Martí:

José Martí en 1882 adelantó la idea de que únicamente a través de un solo partido podía dirigirse la lucha del pueblo de Cuba por su independencia. Al respecto expresaba, en carta al mayor general Máximo Gómez, del 20 de julio de 1882:

¿A quién se vuelve Cuba, en el instante definitivo, y ya cercano, de que pierda todas las nuevas esperanzas que el término de la guerra, las promesas de España, y la política de los liberales le han hecho concebir? Se vuelve a todos los que le hablan de una solución fuera de España. Pero si no está en pie, elocuente, erguido, moderado, profundo, un partido revolucionario que inspire, por la cohesión y modestia de sus hombres, y la sensatez de sus proyectos, una confianza suficiente para acallar el anhelo del país — ¿A quién ha de volverse, sino a los hombres del partido anexionista que surgirán entonces?

¿Cómo evitar que se vayan tras ellos todos los aficionados a una libertad cómoda, que creen que con esa solución salvan a la par su fortuna y su conciencia? Ese es el riesgo grave. Por eso es llegada la hora de ponernos de pie.”