Viernes, 26 Enero 2018 00:00

¡Hoy nuestro destino se juega en Brasil! ¡Hoy todos somos Lula!

 

En la primera fase del Golpe de Estado se destituyó sin fundamento a la legítima presidenta Dilma Rousseff. En la segunda fase golpista se intenta evitar la candidatura a la presidencia de Lula, preferido por los brasileños en todas las encuestas de opinión pública.

Los reyes de la corrupción condenan a los líderes populares acusándolos de corruptos, como siempre hicieron las dictaduras con sus opositores.

La judicialización de la política, en alianza profunda con la desinformación que instalan los medios de comunicación dominantes, se ha convertido en el medio preferido de la restauración oligárquica e imperial en América Latina, que amenaza a la democracia e impulsa la agenda neoliberal más salvaje.

A la vez se suceden los Golpes de Estado en Nuestra América: en Haití en el 2004, en Honduras en el 2009, en Paraguay en el 2012, en Brasil en el 2016, en Honduras nuevamente en el 2017 y en Brasil ahora. Sin contar los intentos fallidos de Golpes contra Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Una falsa democracia, judicializada, recortada, a medias, diluida y autoritaria es el terrero que está abonando la derecha en Nuestramérica.

Debemos fortalecer nuestras bases, generar mecanismos que impidan el avance de lo más reaccionario de nuestro sistema político. A la vez avanzar y profundizar en los cambios que favorezcan a nuestros pueblos y su unidad.

¡Hoy nuestro destino se juega en Brasil!

¡Hoy todos somos Lula!

 

#JusticaPorLula

#EleiçãoSemLulaÉFraude

 

#CadêaProvaContraLula