Domingo, 27 Agosto 2017 00:00

Terrorismo de Estado y Lucha Indígena en la Argentina

 

Por Martín Delgado Cultelli

Miembro de CONACHA.

 

En los últimos días la República Argentina ha quedado conmocionada debido a la desaparición del joven Santiago Maldonado luego de un operativo policial en el la comunidad mapuche Lof en Resistencia Cushamen. Testigos de la comunidad así como pruebas recientemente encontradas indican que en el operativo policial Santiago Maldonado fue detenido por la Gendarmería, que lo subieron a una camioneta policial y que estuvo en un centro de detención de El Bolsón. Sobre este caso se expidió el Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas, haciendo un llamado al Estado Argentino para que busque al joven desaparecido.

Pero se debe entender que la desaparición forzada de Santiago Maldonado por parte de la Gendarmería es el resultado de todo un proceso represivo contra el movimiento popular y en particular contra el movimiento indígena argentino. Desde que asumió Mauricio Macri no solo se ha hecho conocer por los recortes presupuestales y la flexibilización económica sino por su fuerte política represiva. Son conocidas los choques policiales con sindicalistas movilizados, feministas y con cooperativistas. Sin embargo los casos de represión más brutales son hacía comunidades y dirigentes indígenas. Arrancando desde la detención de Milagro Salas en Jujuy, pasando por la de Agustín Santillán en Formosa y más recientemente la de Facundo Jones Huala en Bariloche. Incluso el cacique toba-qom Félix Díaz que decidió negociar con el gobierno macrista ha sufrido amenazas y miembros de su comunidad han sido reprimidos por la policía.

 

Ha esta carta blanca para la violencia policial hay que agregarle la de los grupos de extrema derecha y la estigmatización de los grandes medios de comunicación. Desde el último año del gobierno kirchnerista se han empezado a manifestar de forma cada vez más pública grupos de extrema derecha filo-nazi. La mayoría de ellos en las regiones de la Pampa y de la Patagonia, donde las huellas de la Campaña del Desierto del General Roca así como del refugio de los Criminales de Guerra Nazi no se han borrado completamente. Además del clásico discurso anti-comunista y anti-semita los grupos de extrema derecha actuales vislumbran como sus principales enemigos actuales al movimiento indígena y al movimiento feminista, dos movimientos que han tomado fuerza en los últimos años en Argentina. Lo peor de todo es que los grandes medios de comunicación en Argentina reproducen el discurso de los grupos fascistas sobre el movimiento mapuche. Que los mapuches son “terroristas”, que hay una “guerrilla indígena” en el sur, que los mapuches quieren crear una república separatista, que son financiados por extranjeros y que no pueden reclamar tierras ancestrales porque son “indios de origen chileno”.

 

Muchos de los discursos de los grupos fascistas así como de las grandes Corporaciones Mediáticas en realidad son actualizaciones de los viejos discursos de Mitre, Sarmiento y Roca. Es un refrito de “República vs Indios” o “Civilización vs Barbarie” característicos del siglo XIX. No es casualidad que la Sociedad Rural Argentina se haya pronunciado públicamente exigiendo el accionar de la fuerza pública en la Patagonia. La gremial de estancieros fue un lobbysta clave para convencer a los políticos del siglo XIX en realizar operaciones militares en territorios indígenas autónomos. Además sus miembros fueron de los principales beneficiarios con tierras luego de masacrar y expropiar territorios a las naciones mapuche, rankel y tehuelche. Hace 150 años los estancieros exigían la “pacificación” de la Patagonia para instaurar un modelo económico latifundista y agro-exportador. ¿Hoy en día no estarán exigiendo lo mismo para establecer un nuevo modelo económico basado en el despojo y en la concentración de la riqueza?

 

El pasado jueves 10 de agosto el Consejo de la Nación Charrúa convocó a una concentración en la Plaza Cagancha de Montevideo, enmarcada en el Día Internacional de los Derechos de los Pueblos Indígenas (9 de agosto). En la Declaración leída, además de reclamar cuestiones específicas del movimiento indígena uruguayo, hubo una muestra de solidaridad con el resto de los pueblos originarios de Nuestra América. Específicamente se habló de la actual ola represiva hacia la Nación Mapuche en Argentina y reclamando por la aparición con vida de Santiago Maldonado. Es que el caso de la desaparición forzada de Santiago Maldonado no se puede entender por fuera de la ola represiva hacia la Nación Mapuche y hacía el movimiento indígena.